Por cojones No






No hay una cosa que me de más rabia que alguien, imponga su opinión o doctrina “por cojones”, lleve o no razón y es que, para sus cojones, los míos. No sé si es la naturaleza humana, la idiosincrasia española o soy yo como persona individual, pero lo que es una realidad es que el uso de esa expresión velada o explícita en cualquier cuestión me hace quitarles la razón a los otros del tirón y sin miramientos.

La prueba más reciente de esto que expongo es lo que ha pasado en el Parlamento de Cataluña, con la polémica ley de referéndum y es que ahí se ve que son más españoles de lo que ellos creen, al final han puesto “sus cojones” encima de la mesa, sin escuchar a los que no piensan como ellos y a sabiendas de que voten o no, sólo va a servir para alimentar sus egos y demostrar lo flamencos que son el 1 de Octubre de 2017. Todo esto contando con que las votaciones se celebren, pues hay rumores de que todo forma parte de un paripé, y un postureo, parte de un proceso que han empezado unos pocos y del que, por orgullo, y porque no les rajen y les escupan a la cara los que tanto les apoyan han decidido seguir adelante sin medir consecuencias.

Me gustaría recordar que, el déspota de Franco, también impuso su ordeno y mando “por cojones”, que Mariano Rajoy y su mayoría absoluta; hasta que la perdió, gracias a los dioses. Sacaba decretos ley a cascoporro y “por cojones”, que Pablo Iglesias y su cuadrilla “por cojones” han justificado a impresentables como Otegui o Maduro, que, a Susana Díaz, el “por cojones”, le costó la secretaría general frente a Pedro Sánchez y que al final, el “por cojones” trae consecuencias a largo y corto plazo, que muchas veces no son las mejores para la causa que se defiende.

Creo que es hora de usar menos metafóricamente los cojones y usar más otras partes del cuerpos que son más bonitas y están más a la vista. 

Al final, van a tener razón los que dicen que los hombres pensamos más con la cabeza del pene, que con la cabeza, que sí está fabricada para pensar. Aunque para eso, creo que queda un largo trecho y las actitudes de los nacionalistas españoles y de otras nacionalidades dentro de España, son una prueba "por cojones".


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Sinopsis y reseña literaria