Servilismo en el Siglo XXI

Hace bastante que no actualizo el blog y hoy no voy hablar de mis libros, sino de algo diferente. Espero os guste.


Estoy bastante harto de tanto servilismo ¡Joder! ¿En qué momento nos convertimos en los nuevos siervos de la gleba? ¿Cuándo perdimos la objetividad? ¿Las ganas por encontrar la verdad, aunque esta duela como una patada en los cojones?

España es un país relativamente grande y hay sitio para todos; para los que quieran ser “pobressitos y vasallos” y para los que no quieren serlo. El problema surge cuando, no encuentro a los segundos y sólo arañando, contrastando la misma información en varios medios y posteriormente pasando las conclusiones por el tamiz de mi absoluta ignorancia, soy capaz de vislumbrar que da igual el medio, el canal, el diario... Todos tienen uno o varios dioses de barro a los que rendir homenaje y al final ganan las batallas los de siempre. “La gente del taco”.

¿Dónde cojones están, los que intentan cambiar el mundo, sin vender sus almas al mejor postor? ¿Cuándo condenamos la imparcialidad a la hoguera sin juicio? ¿Por qué carajo no nos miramos a nosotros mismos, antes de juzgar al del al lado? Y lo peor, creemos que somos los más listos, los mejores y que nuestra verdad es la única y eso no es del todo cierto. No hay nada más jodido que la autocomplacencia y no me refiero al onanismo; que ni es malo, ni te deja ciego. Un buen amigo mío me dijo un día hablando de algo parecido, y citando (él) a un autor cuyo nombre no recuerdo:

“No hay cosa más peligrosa que esos líderes, que creen estar en posesión la verdad absoluta”.

Los grandes dictadores y manipuladores creían y creen, que son adalides de una verdad única y absoluta y que hay que poner a los demás en el buen camino, cueste lo que cueste, aunque el precio sea el degüello de los que para ellos están equivocados, porque no comulgan con sus preceptos.

Otro gran problema es nuestro vapuleado sistema educativo (reforma a reforma, legislatura a legislatura) QUE NO MUESTRA; aunque por algún lado de la extensa e insondable legislación lo deja caer. Que conocer el pasado y los grandes pensadores, es muy útil para no repetir errores de nuestros ancestros cometieron, y sobre todo poder esbozar un buen futuro. Por contra a esa ratonera INTENCIONALIDAD de políticos sin norte, existe una sobrecarga de información flotando a nuestro alrededor, accesible cuando y donde queramos, sin embargo, parecemos más imbéciles y más borregos. Hubo quien murió luchando por acceder a mucha menos información de la que hoy poseemos. Y los nuevos señores viendo, que cuando la masa posee información, es capaz de organizarse y volverse letal para sus intereses, siguen aplicando la rancia receta, de PAN Y CIRCO; en este caso saturándonos de información en lugar de soltar leones.

Ya no hay discusiones en los bares, ni en las calles como las de antes, San Google tiene respuestas para todo. Así, que cuando queramos darnos cuenta, no nos podremos levantar. Y seguiremos conformándonos con cosas del tipo: “vive y dejar vivir”. “Vamos a quedarnos como estamos, no vaya a ser que lo venga sea peor” y más autoengaños del estilo

Y es que estamos muy a gusto y acomodados en nuestra pequeña parcela que hemos llamado “Primer Mundo” en la que tenemos menos razones para sentir miedo, y parecemos más libres y seguros, pero en mi opinión estamos más asustados y paralizados que nunca.

Para mí (esto es personal y cuestionable como todo lo que estoy soltando en estas líneas). Sólo cuando aprendamos a vaciarnos de todo el empacho de mierda falaz que nos han metido; y que siguen haciéndonos tragar a paladas. Conseguiremos ser más críticos, reconocer nuestros errores, oír lo que piensa el del lado, empatizar con el otro, a pesar de que piense distinto. Sólo entonces, seremos algo más libre y capaces, para tomar las riendas de nuestros destinos y enseñando el culo a los poderosos, cabalgar en pelotas al viento.


Lo de cabalgar en pelotas es metafórico, debe ser muy molesto montar, a vulva o pene suelto. Cada uno que lo haga con lo que se sienta más a gusto, independientemente de lo que digan algunos nuevos profetillas de saldo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Sinopsis y reseña literaria