DESESPERACIÓN

I

Derrotado. 
Manejado por un titiritero en las sombras. 
Arrojado a un destino que no elegí.
Sigo luchando
busco...
no me rindo
Fracaso
Pero me vuelvo a levantar...


II

Vino la luna y arrojó a mis pies sus lanzas de plata. 
Miré las estrellas.
Casi todas cadáveres,
cuyos destellos se niegan a morir.
Olí el aire;
y me di cuenta de que era tan pequeño.


III

La Desconocida me abrió sus brazos
dijo que me quería con toda su alma.
Me exploró palmo a palmo.
Arrancó de mí sensaciones 
y luego se desvaneció, antes de que despertara.


IV

He arañado las sombras
con mis uñas rotas,
como un topo tarado,
como el pirata loco
que sueña con un tesoro
que jamás encontrará.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Perseidas