Por aquí irán los tiros

El cazador iba armado hasta los dientes. No quería sorpresas y el tiempo le apremiaba. Volvió el callejón en el que había quedado con el pagador. Todo estaba demasiado oscuro, demasiado silencioso y demasiado frío. De su boca empezó a salir vaho. No era normal ni en aquella puta ciudad en la que ocurrían cosas tan extrañas hiciese frío en verano. Sacó sus dos revólveres y encañonó a la nada. Su larga experiencia cazando criaturas le decía que aquello era una adevertencia. Unos ojos brillaron en la oscuridad, conocía aquel brillo metálico y plateado y disparó. Las balas chocaron contra un muro de ladrillos y sintió como las dos pistolas le quemaban las palmas como si fuesen a fundirse en una fragua. Finalmente tuvo que arrojarlas al suelo.
- ¡Imbécil!
La voz que lo insultaba le era muy familiar y aterradora. Entoces supo que no saldría del callejón con vida.
- Ya nos has servido y ahora vas a desaparecer. Sabes demasiado.¡¡Ondinas yo os invoco!!
El cazador sintió como sus pulmones se encharcaban de agua salada. En un par de minutos cayó muerto...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Perseidas