20.000 leguas de viaje submarino

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Recuerdo que esta novela de Julio Verne la leí hace ya muchos años. Como todos los clásicos de mi niñez, en una edición reducida y con la misma historia contada a forma de Comic, en el mismo libro. Era una edición de la Editorial Bruguera. No sé si se siguen haciendo, ni si la editorial existe como tal, o la absorvido otra más grande o vete tú a saber qué. 

Eran libros maravillosos y a modo de confidencia, geniales para el colegio, pues te leías el comic y pasabas el cuestionario, con éxito, por eso, esos libros eran los más difícil de encontrar en la Biblioteca Pública Municipal. Todos pensábamos en lo mismo y había hasta lista de espera. Ya únicamente ocurre eso con los "best-seller"; a lo de la lista de espera me refiero.

Como el niño que era me leía primero el tebeo, y luego la historia y supongo que lo del comic era para eso, para enganchar al lector, conmigo lo conseguían. De todas maneras era ediciones light, pero en el caso de "20.000 leguas de viaje submarino", me sumergí por primera vez por los mares del mundo, a bordo del Nautilus, una pasada de submarino tuneado, que el ilustrador clavaba en sus dibujos.

Ahora con más de treinta, estoy volviendo a releer el libro, (la edición completa de Verne) y me he dado cuenta, que no he perdido del todo el poder de la imaginación que se tiene de pequeño, es algo más racional, pero su impronta se nota. Y me estoy dejando llevar, por esa especie de genialidad-locura, del capitán Nemo, por sus artilugios y tesoros. Por su amor casi obsesivo por el mundo marino.

No lo he terminado, pero de una cosa estoy seguro, no me voy a arrepentir. 

Gracias "Monsieur Jules Verne", por el regalo. Y gracias editorial Bruguera por inquietarme con el libro cuando era pequeño.

Comentarios

Juji ha dicho que…
Lo mejor: que no has perdido del todo el poder de la imaginación para dejarte llevar como cuando eras niño. Coincido contigo, Rafa, en que es fantástico volver a leer esos libros de "cuando éramos jovenes".
Un abrazo.
Rafa ha dicho que…
Cierto es Juji

Y no pienso parar, de leerlos, eso sí en ediciones más para adulto.
Sí de algo me siento orgulloso es de que aun la maquinaria de mi imaginación esté más o menos engrasada. Nadie debería dejar la imaginación a un lado. Pienso que si dejamos de soñar dejamos pedazos dispersos de nosotros mismos.

Un abrazo
Gracias por la visita