Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

A unos pocos metros

Imagen
Cuando un listo, le dijo a Pedro, que el amor no entiende de tiempos ni de espacios Pedro se rió en su cara. Se lo iban a decir a él, cinco años viviendo a pocos metros del que creía su verdadero amor, y apenas si cruzaban un casi inaudible ¡Buenos días! (sin signo de exclamación)
Ella siempre le miraba de frente, altiva hermosa, segura de lo que era y lo que tenía. Y Pedro, como un cachorrillo mojado, agachaba las orejas y apretaba el paso, buscando la esquina para perderese entre la multitud de las calles. Pero lo peor de todo no era su tímidez; que muchos podían tachar de crónica.

Todo lo contrario Pedro, era un triunfador, un mujeriego, un trápala, un castigador, en pocas palabras, irresistible y muy cabrón. Lo contrario de su vecina, la mujer que amaba en secreto y que se llamaba Alba que era: su tendón de Aquiles, su criptonita, su punto débil y contra eso era imposible luchar. Así que con el rabo entre las piernas huía de una conversación superior a unos segundos; no tanto p…