Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Presentación: Los nombres de la niebla y otros relatos. Feria del libro de Córdoba

Imagen
Ayer por fin pasé mi primera prueba de fuego como escritor en la presentación de "Los nombres de la niebla y otros relatos en la XXXIX Feria del Libro de Córdoba. tanto el presentador Juan Pérez Cubillo a la derecha de la foto como el editor de Editorial Séneca, Óscar Morales izquierda estuvieron geniales.  Don Juan Pérez Cubillo Catedrático de Instituto desglosó con mucha sabiduría y oficio cada uno de los relatos del libro.  Yo por mi parte estaba muy, pero que muy nervioso, y acabé haciendo lo que no quería, leer el papel. Era mi primera vez, para la siguiente lo haré mejor. Terminé firmando libros, y una vez en casa fue cuando me relajé.


 Os dejo lo que dije, bueno más bien lo que leí:


Los nombres de la niebla y otros relatos es un libro de relatos. Desde siempre me ha gustado el género breve. Por su accesibilidad, su capacidad de expresión y su fácil lectura. No por ello quiero decir que solamente lea cuentos. De hecho, mi próximo proyecto si este cumple las expectati…

El precio de una eternidad

Imagen
Había perdido la noción del tiempo. Deambulaba como un zombi por terrenos extraños. Rastrojos, hierba seca, y polvo, sobre todo mucho polvo.  Miró al cielo intentando orientarse por el sol, pero nunca se le había dado demasiado bien, además aquel lugar estaba al margen de cualquier noción de tiempo o espacio conocida. Se acercó a un árbol muerto y se sentó a esperar.  Esperó y esperó, pero el hambre le hizo levantarse y buscar. Nadie pasaría por allí para ayudarle, había vendido su alma demasiado barata, a cambio de un amor correspondido pero breve muy breve. Sobre todo cuando tienes toda una eternidad para vivir y nada de tiempo para morir.  Ya no sabía los siglos que llevaba deambulando entre todos los mundos. El mundo humano y todos los demás. apretó los dientes. Todo era demasiado absurdo. ¿Comer? ¿Para qué?. Volvió hacia el árbol muerto y se sentó otra vez debajo a esperar. Era lo que le quedaba; esperar...Ni siquiera la poderosa muerte era capaz de romper la maldición.

Los nombres de la niebla una realidad

Imagen
Tras un camino algo difícil, por fin tengo en mis manos el libro; "Los nombres de la niebla y otros relatos".

La maqueta me gustó mucho, pero el libro, en papel con su portada y contraportada, y su olor a tinta fresca me gustó mucho más, en fin a ver como se da. Este Viernes presento en la Feria del Libro de Córdoba a las 19:30. Luego habrá firma, espero que me duelan las muñecas de firmar libros, jejejeje. Un saludo.
Puedes comprase en la siguiente dirección web;

http://www.editorialseneca.es/RAFAEL-GARCIA-LEON.html

Los nombres de la niebla avanzando

Imagen
Si los Dios quiere en diez días, "Los nombres de la niebla y otros relatos", estará en mis manos, impreso, recién parido, con su olor a tinta, calor de imprenta y sueño cumplido; tan grato e ilusionante.  Lo que venga después: presentaciones, firmas de libros y toda esa maquinaria que hace funcionar los engranajes de las editoriales, ya veremos.  Quiero pensar que tras todos los tropezones que ha tenido mi primer libro; tres correcciones, dos maquetas, corto presupuesto y lo chungas que están las cosas, funcione bien; no creo que hayan condenado a nadie por ser optimista. Para acabar el post me gustaría dejaros un enlace en que se habla del libro, en una pequeña revista "Bulevar", que se entrega de manera gratuita en algunos pueblos de las provincias de Córdoba y Sevilla. http://issuu.com/revistabulevar/docs/abril_2012_web?mode=window&viewMode=doublePage
Gracias a tod@s que tenéis un hueco para leer el blog y a la Revista bulevar Córdoba-Sevilla que tan bien se…

Estaba allí aunque no podía verla

Imagen
Su aroma se extendía difuso por el entorno. José, lo sabía, era capaz de presentirla. Solo esperaba la señal, la chispa que incendiase todo y le sometiera al trance, a veces incómodo, otras veces muy placentero.  Encendió un cigarro y dio una primera calada, profunda como un mar de niebla y miró por la ventana; era un día gris y triste, perfecto para cualquier enfermo de melancolía.  No llovía, pero la humedad podía olerse en el aire. José no sabía porqué, pero en esos días grises, ella se hacia sentir de una manera más fuerte, le arañaba el alma, atizaba sus inquietudes y lo obligaba a escribir, a rellenar el vacío de su vida más bien insulsa.  Se entregó y todo el entorno despareció. En su lugar sus monstruos, sus pesadillas, sus inquietudes, sus momentos dulces, sus amores lejanos, coparon todo el espacio.  Tenía otro relato más, para la antología de su vida.