La mina Abandonada


Álex sintió una punzada fuerte en la espalda, el golpe había sido mayor de lo que esperaba. Tenía frío y la mina era muy húmeda. Invocó una pequeña Salamandra (elemental de fuego) para obtener luz, por lo que no necesitaba mucha concentración. Aunque encontrar algún tipo de madera seca entre tanto moho iba a ser complicado. La mina en la que se encontraba era inmensa acielo abierto y llena de numerosos pasillos y galerías de los que no se veía el final solo oscuridad, para colmo era de noche y no había luna. Se puso en la mitad justa y liberó a la pequeña salmandra que había invocado. Entre otras muchas cosas que el Eremita le había enseñado que las salamandras se alimentaban de materia combustible, carbón, madera, papel, por lo que si en lugar de encontrarse en una mina abandonada se encontrase en una biblioteca, liberar a aquella pequeña criatura habría sido un desastre. Las salmandras solían manifestarse en forma de pequeño réptil surcado por pequeñas llamas, aunque dependiendo del poder empleado en su invocación sus formas podían ser diversas. El pequeño réptil dudó muy poco y corrió hacia una de las galerías, Álex corrió para seguirla pero, los efectos del golpe una vez en frío no se hicieron esperar. Ojalá aquella galería no se bifurcase en otras más.

Comentarios

Winnie0 ha dicho que…
Me encantó!!!!! bss
Rafa ha dicho que…
Gracias Winnie, besos pa ti también.

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Perseidas