Balada triste de trompeta de Álex de la Iglesia


Ayer, tras una Semana Santa, en la que en Andalucía han caído hasta chuzos de punta, me acerqué al Videoclub; hacía bastante que no lo hacía, a pesar de ser uno de mis lugares de culto. Soy hombre de costumbres y ya el VHS en su tiempo me abrió los ojos a todo un mundo nuevo, que se convirtió en algo más que mero entretenimiento. Pasear por las estanterías, coger las carátulas para leer el argumento y disfrutar de sus portadas, intercambiar con el dependiente opiniones sobre tal o cual película, incluso de una manera furtiva y cómplice, pedirle a este que me guarde alguna novedad, para pasar luego a recogerla. Alquilé "Balada triste de trompeta" de Álex de la Iglesia; en mi ciudad no hay cines, por lo que no pude ir a verla en su estreno.

Supongo que muchos conoceréis su argumento, dos hombres que se han hecho payasos para huir de la tragedia y de la violencia, pero la tragedia y la violencia van de la mano de la locura. No quiero contar más, vedla.

Todo transcurre en a mediados de los sesenta, principio de los setenta cuando ese enano cabrón con bigote, tras haber barrenado años atrás una montaña entera, para enterrar muertos suyos y ajenos, decide conceder algo de libertad a los españoles (más bien aflojar un poco el lazo). El núcleo entorno al que orbita la película es un circo, que en mi humilde opinión es el reflejo grotesco de la España de entonces, llena de contradicciones y personajes extravagantes. La película es a ratos violenta, pero no es una violencia gratuita, sino necesaria para reforzar la trama y conmover al espectador. Tanto el payaso triste como el que hace reír a los niños, acabarán atrapados por sus obsesiones.

De una manera magistral de la Iglesia, hace un repaso de los acontecimientos anteriores a la Transición, y no deja títere con cabeza, mostrando a través de su arte lo absurdo de una Guerra Civil como la española, en la que como en todas las guerras, los que sufren sus avatares son los inocentes, pues los que las inician con sus propuestas incendiarias, casi nunca son heridos, y acaban muriendo de viejos.


Comentarios

Winnie0 ha dicho que…
Uhm...en su día se me pasó, pero hoy me has metido el gusanillo de verla....Lo haré. Un abrazo y ánimo con este lunes
Rafa ha dicho que…
A Winnie

A disfrutarla, a mi me gustó bastante.
Igualmente, y como siempre gracias por la visita. Nos leemos besos