MORIAVTMATARE



Estaba de vacaciones y era uno de esos días aburridos en los que en la tele solo salen personajes que venderían su alma por una exclusiva.
Me asomé a la ventana un brisa extrañamente fresca, me animó a salir. Dar un paseo, buscar un bar tranquilo y tomar algo mientras me peleaba con algunos de mis demonios, no era mala idea

Al poner el primer pie sobre el acerado, me di cuenta de mi temeridad, pero subir de nuevo al séptimo no era una cosa que me atrajese más, asi que apreté el paso, para encontrar pronto un lugar con aire acondicionado.


Era uno de esos negocios ecléctico entre el diseño más moderno y el retro más hortera, que estaban tan de moda en la ciudad, los bancos de la barra lejos de lo que parecían eran cómodos, y pedí un combinado de whisqui en lugar del café; al menos me duraría más. La chica de detrás de la barra debería de estar tan aburrida como yo pues empezó a darme charla, cosa que agradecí al menos no bebería a solas. Empezamos como se empiezan tantas conversaciones, hablando del tiempo, y poco a poco la conversación se convirtió en una verdadera conversación. A la media hora un olor fresco y dulzón hizo girarme. Otra chica con aires de mujer fatal, y vestida de marca se sentó muy cerca, a pesar de que la barra estaba completamente vacía. Me sentí como un majarajá, dos mujeres se interesaban por mi, pues primero; me pidió fuego, y luego se unió a la charla, como de la nada empezaron a entrar clientes. María la camarera nos dejó solos, y fue en ese momento cuando creí que tenía ante mí a la mujer de mi vida.
Lejos de la apariencia de devoradora hombres, Amanda, como me dijo que se llamaba, pasó a convertirse en el ser más frágil y bello de la creación. Una diosa de pelo azabache y ojos grises. Se apoyó en mi hombro, el olor de su perfume se introdujo tan dentro de mi que era incapaz de saborear el fuerte sabor del enorme pelotazo que me habían servido. Y cuando escuché sus primeros sollozos me derrumbé, cuando me contó como era su marido, dije la fatal frase.

- A los tipos así habría que matarlos.

- ¿Matarías por mí? - Pensé que estaba exagerando, por el contexto y la situación y contesté.

- Por supuesto. - Toda la fragilidad y desamparo de Amanda, se esfumaron. Y con el tono de voz más frío que escuché jamás, dijo.

- ¡¡Contratado!! - Aquello terminó de desintegrar mis esquemas, pero era la mujer de mi vida y no iba a decepcionarla.
Aunque estaba de vacaciones, no me venía mal la pasta ni lo otro, hacía meses que no estaba con una tía, y en oscuros tiempos de crisis no se estaba como para rechazar trabajos. Así que acepté y sellamos nuestra alianza con un beso.
El problema vino cuando se dedicó a buscarme contratos, el negocio empezó a subir como la espuma, pero ya no era mi negocio, era el de Amanda, y ya no era un sicario independente, sino el sicario de Amanda, y ya no era mi vida pertenecía a Amanda.
Amanda me absorvió por completo, pero no me vino mal, antes de conocer a Amanda habían estado a punto de pillarme un par de veces, y si los dichos populares son ciertos, no vino la vencida. Aunque Amanda estaba empezando a asustarme, pues quería que le enseñase el oficio, pero no iba a permitir que mis contratos fueran los de Amanda, ya le había entregado el alma.
FIN

Comentarios

Winnie0 ha dicho que…
Sorprendente Halatriste...me ha gustado mucho....vende su alma...vende su vida...supongo que acabará siendo...NADA. Besos y sigue dándonos de vez en cuando relatillos así...son geniales. Besos y buen finde
Arwen Anne ha dicho que…
sorprendente, es genial, me encanta, me... me acaba de dar una idea, sabes que, que vas a salir en mi segunda novela, no necesito un Rafael, necesito un centinela, y eso vas a ser, el centinela, ya no te digo de que, tú piensa, pero el personaje es de lo más malvado y canalla que hay, eso sí, culpa al personaje de este relato, me acabas de sacar del lío en el que me metí hace ahora media hora, así que imagina...

Gracias

besos
Maribel ha dicho que…
El verano, el aburrimiento y sus peligros. No hay nada peor que encontrar a la mujer de tu vida a la primera de cambio y sin referencias, jajaja. Muy bueno. Un abrazo.
Halatriste ha dicho que…
A Winnie
Hombre, nada siempre le quedará algo,... ¿o no...?

jejejejeje.

Gracias por la visita, como dicen los ingleses

"Wishes"
Halatriste ha dicho que…
A Arwen

Me alegro, de haberte ayudado,

jejejeje.

Y espero que el Centinela ese sea un "peaso de cabrón", jejejeje

Muchas veces los malos le dan más vida a una historia que los buenos, jajajaja de nuevo.

"WISHES"
Halatriste ha dicho que…
A Maribel

Si es que el amor o es ciego o tonto, o son tontos los que se enamoran, o solo se enamorana los listos, o los listos se vuelven más listos....jejeje...me he liado un poco...

Gracias por la visita y me alegra que os haya gustado.

Un besazo
Lola Mariné ha dicho que…
¡Ay...! Si es que las mujeres son de malas...
Pero bueno, el tio muchos escrupulos tampoco tenia.
Buen relato, Rafa.
Halatriste ha dicho que…
No la verdad que no era muy escrupuloso, el chaval de hecho, era su oficio Sicario.

jejejejejejeje
Lola Mariné ha dicho que…
Pasate por mi blog, hay algo para ti.

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Sinopsis y reseña literaria