AESTIGIA


"Su rostro demencial acaparaba todo el espejo. Se amaba a si mismo, y le gustaba recrearse tras cada crimen. Podía estar horas contemplando su imagen. Un disparo entró por su espalda, la muerte fue instantánea y las aguas del lago se tiñeron de rojo..."


- ¡¡Ven!! el agua sólo esta fría al principio.
- No me gusta este lago, es siniestro. Hace cincuenta años, fue la tumba del Loco Hyde. En su haber llevaba diez asesinatos cuando le dispararon. Su cuerpo desapareció bajo las aguas.


- Algunas veces eres la ostia. Se ve el fondo. Y no veo los huesos del tal Hyde. - Y soltó una carcajada.
- Eres un imbécil.
- No te enfades. - Lucía se fue hacia la sombra de los árboles, estaba muy enfadada. Adrián acostumbrado a los arrebatos, no le dio mayor importancia y se sumergió.
Un destello plateado llamó su atención. Salió a la superficie hinchó sus pulmones con aire y volvió a zambullirse, con suerte podría coger aquello que brillaba en el fondo, para verlo más de cerca.
Dió un tirón del objeto. Las algas que daban el color esmeralda al agua no querían deshacerse de aquel tesoro que llevaría décadas oculto. Tras tirar por segunda vez cedió. Salió del agua y
se sentó a la orilla para mirar lo que había encontrado. Era un espejo con tapa, debía ser de oro puro, pues el óxido apenas había hecho mella en el metal. Adrián lo abrió y le mostró un reflejo grotesco de él mismo, cosa que achacó a la erosión del agua sobre el azogue, y tras pasarlo por el bañador, decidió mirarse de nuevo. El rudimentario pulido que le había dado no había alterado en nada el primitivo reflejo.

- Adrián vámonos, empieza a refrescar. Llevas casi una hora sentado en la orilla mirando a la nada. Si es una técnica para que se me vaya el enfado lo has conseguido. - Y le puso las manos sobre los hombros, con ademán de masaje.
Adrián no reconocía aquellas manos que tantas veces le habían masajeado. Tenía un olor y un aspecto diferente. Aquella extraña no era el amor de su vida, tal vez la habían matado para sustituirla, como pasaba en aquellos relatos de terror que tanto le gustaba leer, iba a vengarse; la convertiría en alimento para los peces.
- Ya no estoy enfadada, vámonos. Termina ya con el jueguecito.
- El Jueguecito. - Pensó Adrián para sí, va a ser una cosa que jamás olvidarás. Lucía dejó de masajear la espalda y enfrentó a su novio, que tenía el puño cerrado sobre algo. Lucía lo zamarreó.
- ¿Quién eres tú furcia? ¿Qué has hecho con el amor de mi vida? - Y veloz como el relámpago golpeó la cabeza de Lucía, con una piedra del tamaño de su mano. Lucía no pudo reaccionar
y cayó inconsciente.
Con el golpe el misterioso espejo había vuelto a caer en el lago.
Al ver el cuerpo inconsciente y sangrando de Lucía el rostro de Adrián se descompuso, como el que había visto en el espejo.
Atacado de una fuerza irracional, lo cogió entre sus brazos, y se introdujo en el lago.
- ¡Qué las aguas de del Estigio sellen este amor para siempre! - Y caminó hacia el interior del lago, hasta que las aguas los cubrieron por completo.

Estuvieron vadeando las aguas del lago Verde, durante semanas, pero jamás nadie encontró los cuerpos de aquellos dos enamorados.

Comentarios

Winnie0 ha dicho que…
Puff!!! Halatriste me has dejado muda...me ha encantado y sobrecogido....descripciones y frases perfectamente seleccionadas...Genial. Gracias por de vez en cuando compartir estos relatos....besos y feliz domingo
Lola Mariné ha dicho que…
¿Enamorados?
Desgraciadamente un amor mal entendido que recuerda demasiado a la realidad que vivimos a diario.
Muy bien escrito, Rafa, pero es un tema que no me gusta nada.
Saludos.
Maribel ha dicho que…
Un buen relato dentro de un estilo que te gusta y dominas. Es muy visual y sobre todo tus diálogos, en general, son muy frescos y desenfadados. Me gustan.
Feliz domingo.
Halatriste ha dicho que…
A Winnie
De nada.
Me alegra mucho que te haya gustado.
Y gracias a ti por las visitas
Besos.

A Lola

Cierto de todas es jodido cuando el amor se transforma en posesión e intento de dominar al otro.
De todas formas no iban por ahí los tiros. A lo mejor no lo he coseguido pero lo que intentaba era contar una historia de espejos y toda ese folklore animista que gira entorno a ellos.

Besos

A Maribel

Me han encantado tus comentarios, y por un momento he tenido un ataque de ego, pero se ha pasado pronto.
jajajajaja

Fuera de broma cuando veas algo que esté maL te invito a que me lo cuentes de la misma manera.

Besos
Y gracias
Arwen Anne ha dicho que…
pasate por mi blog, quiero compartir contigo algo muy especial

besos

Entradas populares de este blog

Crisis de identidad

Perseidas

Servilismo en el Siglo XXI