Helado de fresa y nata

Ardía el aire inflamado por el verano más calcinador en algunos años. Rafael jugaba con las sombras de los árboles, intentando pasar la espera lo mejor que podía. Aun tardaría en anochecer, pero debía estar allí; la entrega llegaría en cualquier momento.
El sudor le había pegado la fina camisa a la espalda le estaba empezando a doler la cabeza, y el calor se hacía más violento. Sacó una botella de agua de la mochila, estaba caliente, pero no tenía nada más, bebió; mientras tragaba pensó que vendería su alma por un helado de fresa, o de nata, o de fresa y nata, pero en aquel lugar apartado del pueblo, el tipo del camión de helados no llegaría, y sí ¿se iba a buscarlo?, era una cosa estúpida, los tipos con los que había quedado no admitían errores, y él había dado su palabra avalada por sus pelotas, -si no cumplía se las volarían- volvió a beber agua.
De pronto se levantó un poco de aire era muy agradable sobre su cuerpo sudado, una música familiar vino enganchada en la brisa, era el camión de los helados. Estaba de suerte, salió de entre los árboles y le hizo señas, el vehículo se acercó.
- Joder eres lo mejor que me ha podido pasar. Un helado de fresa y nata por favor, y una botella grande de agua fresca. - El tipo se fue a la parte de atrás del camión.
- No me quedan helados de fresa y nata, acerquese y elija otro. - ¡Qué mala suerte! pensó Rafael, al menos iba a tomar algo fresco, y se fue hacia la parte de atrás. De refilón vió una mano ensangrentada que salía de uno de los congeladores.
- Deme el que quiera. - El supuesto heladero, vería algo extraños en la expresión de su cara, no dejaría ningún cabo suelto. De debajo del uniforme de heladero sacó una pistola semiautomática y le descerrajó un tiro en la frente; Rafael cayó instantáneamente, lo cargó al hombro, y lo introdujo en un congelador, que por una broma del destino estaba lleno de helados de fresa y nata.

Comentarios

Maribel ha dicho que…
Qué impactante, no me lo esperaba, lo que quiere decir que has jugado muy bien con el inicio. Ese detalle inocente del helado, casi un capricho infantil, para acabar con un final de vértigo. Está muy bien.

Saludos.
Winnie0 ha dicho que…
Puff! ¡qué fuerte! Inesperado...absolutamente genial. Me ha encantado...Yo que me había enternecido con esa imagen del camión de helados tan bonita...Genial. Sin palabras. Perfecto en su extensión...Vamos que me ha encantado. Besos
Halatriste ha dicho que…
A Maribel
Era lo que pretendía, gracias por tus palabras. Pero es ficción, yo voy a seguir comiendo helados de fresa y nata,o de fresa o de nata o no jejejeje
Un beso
Halatriste ha dicho que…
A Winnie0
Me alegro, y como le he dicho a Maribel, esa era la intención la de impactar

Besos

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Sinopsis y reseña literaria