Apariencias

- ¡¡Hace un frío de cojones!!
- Dímelo a mí. Que las puntas de los dedos, parecen haberse desprendido de las falanges.
- Por cierto ¿Qué hacemos aquí?

- No lo sé. Demos un paseo, así nos calentaremos un poco. - Ambos empezaron a caminar hombro con hombro, la espesa niebla apenas dejaba ver y de paso, con el calor de ambos cuerpos, el frío se hacía más pasable.

- ¿Por cierto cómo está Laura?

- Creo que bien desde que dejamos lo nuestro, no hablo mucho con ella.

- Es una lástima se os veía tan bien.

- Ya pero las cosas no suelen ser como la gente piensa.

- ¿Cómo que no? Érais la envidia de todos, siempre juntos, a veces resultabais empalagosos, haciendo manitas, besándoos constantemente, diciéndo cursiladas.

- ¡Quieto ahí! Ya no estoy con Laura, y no hace falta reabrir viejas heridas.

- No te pongas así, además desde que os fuisteis al norte no hemos hablado mucho, y eso que hay teléfonos, correo electrónico, incluso una cartita como se ha hecho toda la vida.

- Lo siento, pero eso fue una de las razones que me impulsó a dejarla, entre la jornada de ocho horas, y su sentido de propiedad de la relación. Yo no existía.

- Sí pero a ti te gustaba ser poseído.

- Me estás tocando los cojones, menos mal que los tengo tan congelados que apenas los siento.

- Vale dejemos lo de Laura. Mira allí parece que hay alguien, preguntemosle dónde estamos y donde podemos telefonear, los móviles no funcionan en este páramo de mierda.

Era un tipo bajito, con cara de cachondo -si la primera impresión hubiera valido tendríamos su definición exacta-. Estaba sentado sobre una enorme piedra silbando una canción extraña.

- Buenos días nos hemos perdido ¿Podría indicarnos hacia donde cae el pueblo más próximo? - El enano silbón soltó una enorme carcajada. El ex de Laura habló.
- Creo que mi amigo ha sido educado, si usted no quiere contestar no hace falta que se burle.

- Perdonad amigos, es que hace mucho que no pasa nadie por aquí, y me he puesto nervioso, y a los nervios les ha seguido la risa. ¿De verdad, qué buscáis un pueblo?, ¿no os resulta extraño, encontraros con un enano, silbando encima de una piedra?

- Pues no.

- Haceos esta preguntas, ¿Cómo habeis llegado aquí? y ¿por qué no teneis ni zorra de dónde os encontrais?

- Pues ahora que lo dice. ¿No veníamos en coche? ¿Dónde está?. - A la cabeza de ambos vino de repente una andanada de recuerdos. Una carretera helada, un camión descontrolado a velocidad de vértigo. El enorme haz de los faros atravesando la luna del automóvil, un sonido atroz de cristales rotos y chapa, mucho dolor, olor a sangre, vista nublada. Un enorme silencio, frío y una espesa niebla.

- ¡¡Ostia!! - Dijeron a la vez.

- Lo veís chicos, las apariencias engañan. - El ex de Laura sacó un paquete de cigarrillos y los tres se quedaron fumando sentados en la piedra. La niebla se disipó y el calor del sol fue el más agradable que habían sentido nunca.







Comentarios

DiarioDeSangre ha dicho que…
Yo dela mili tambien me libre por poco...al ser del 86... menos mal, no? con lo antibelico que soy yo por dios!


Gracias por tus palabras. Tu entrada, sublime.

Un mordisco
Arwen Anne ha dicho que…
estupendo relato, como siempre, en tu línea, en tu sabiduría de las palabras y de la razón. Gracias Halatriste, ha sido sublime... pero no es un poco corto????? Jolin yo quiero mas jajjajajaj eso te pasa por escribir del modo que a mi me gusta leer

besos
TriniReina ha dicho que…
No, no creo que allí funcionen los móviles:)
Por eso, más vale hablarlo todo aquí.

Buen relato

Un abrazo
Didac Valmon ha dicho que…
Genial del todo, sí señor un relato increible!!! Ya echaba de menos tus historias
Stanley Kowalski ha dicho que…
Perdón, pero voy atrasado con los agradecimientos por las visitas a mi post, gracias, sos muy amable.
Respecto a lo que acabo de leer, es un excelente relato, para mi gusto, impecable.

Te mando un abrazo.
Lola Mariné ha dicho que…
Es el relato que mas me ha gustado de todos los que te he leido.
El dialogo lo hace muy agil, y dado el desenfado y la sencillez de la conversación no te esperas para nada la sorpresa final.
Felicidades.
Arwen Anne ha dicho que…
pasate por mi blog, hay algo para tí
Princesa Dariak ha dicho que…
"Ostias!"

hasta imagino los ojos abiertos como las bocas...

Exelente narraciòn y diàlogo.

Abrazos de luz y sombras.
Maribel ha dicho que…
Los diálogos están muy bien llevados, fluyen con naturalidad y dotan al texto de mucha frescura. Bieeeeeen.

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Perseidas