Tormenta


Majestuosas se alzaban las torres arañando el cielo; cuchillos afilados, que cortaban todas las nubes que el fuerte viento ponía a su alcance. Ambos se miraron, tenían un miedo superior al de cualquiera, estaban malditos, expulsados de los infierno, además de vetados en cualquier edificio con conotaciones o aspecto de sagrado, se agarraron de la mano y se acomodaron lo mejor que pudieron bajo el arco que albergaba las puertas. La lluvia se hizo más intensa, un relámpago surcó el cielo como un barco fantasma, para perderse más allá de las nubes negras, el cielo rugió, el alarido silenció aun más la noche, otro rayo rasgó la oscuridad, pero se estrelló contra uno de los pináculos de la catedral, en cuestión de segundos, una lluvia de escombros, calló frente a los pies de los dos desterrados, y el negro pináculo quedó invertido, clavado en la tierra, que a causa del aguacero estaba más blanda; pensaron, que la catedral se haría pedazos y los enterraría entre sus cimientos. Se agarraron más fuertes las manos, finalmente se abrazaron. No intentarían salir del improvisado refugio, al amparo del arco, contra aquella puerta de madera cuyas tallas representaban el Juicio Final, en momentos tan cercanos a lo que creían su destino. Muertos de miedo helados y calados hasta los hueso fueron vencidos por el sueño.
El amanecer se produjo con fuerza, los alrededores de la catedral estaban llenos de plantas y árboles, afeados por la tormenta, pero que recuperarían su esplendor, confoeme avanzara el día, los hermanos supieron que si habían sobrevivido a la tormenta, quizás ahora eran dueños de sus destinos, tal vez todo cambiara para mejor.

Comentarios

Arwen Anne ha dicho que…
Dios mío, por un momento me ha dado hasta miedo... tengo que reconocer que a mí la tormenta es una cosa que me asusta muchísimo, desde siempre.

El relato me encanta, es muy bonito y encierra mucha verdad y mucha fuerza. Gracias por compartirlo.
kOkOaVaN ha dicho que…
BUFFFF...sabías que escribiendo tienes el poder de teletransportar a cualquiera que te lee a la situación concreta del personaje?...tan realista!!! haces que cualquier momento, por extraño o lejano que sea...se convierta para nosotros una situación propia, vivida mientras te leemos.
ERES UN HACHA!!! BESOS
Didac Valmón ha dicho que…
Fantástico el regalo, sí señor. Muy intenso...
He estado husmeando por ahi y me ha gustado el blog, te añado a favoritos para ir leyéndote