EL TORREÓN DE MADERA

Temblaba la tierra como un ser gigantesco preso del frío. El resplandor de la luna era anulado por la negrura de nubes errantes, que deambulaban empujadas por un viento infinito. Sobre la montaña la vieja casa con forma de torre, rasgaba la negrura con el pararrayos. La luz de la planta baja se apagó de pronto, y el edificio quedó atrapado por un envoltorio de pizarra, el mar embestía los acantildos, solo silencio y el impacto del oleaje contra las rocas, forradas, de alga, salitre, y musgo.

Comentarios

kOkOaVaN ha dicho que…
Hola, sintiéndome un poco intrusa, en un blog desconocido...habiendo entrado sin avisar...sin invitación a tus relatos...pues me veo en la obligación de decirte...entré en tu blog,te robé una foto...un amanecer que me reservo para plasmar en él mis propias palabras ... por cierto,con tu permiso(ya que para la foto no te lo pedí)...me guardo tu blog en favoritos...me ha gustado y me gustaría seguir leyendo de él más adelante.
gracias.
kOkOaVaN ha dicho que…
¡GraciaS! me ha encantado ver un comentario tuyo en mi blog.Como habrás supuesto soy nueva en esto..mi blog solo tiene unos ´días de vida...es de agradecer que le hayas echado una visitilla.
Entra siempre k kieras! (yo entro en el tuyo...de exo me lo estoy leyendo)... UN BESO!

Entradas populares de este blog

Nacionalismo. Un rollo para atontar a la gente

Crisis de identidad

Perseidas